Esta ruta nace en la idea de visitar uno de los entornos protegidos o cuidados que rodean Madrid, son esos pequeños espacios naturales que a nosotros nos posibilitan encontrar en estos lugares lo necesario para sentirte cómodo.

Entre estos entornos ya hemos publicado sitios de todos tan conocidos como la Casa de Campo, la Marañosa, el monte de Boadilla, el monte del Pilar, el monte del Pardo, y otros tantos espacios más que rodean Madrid y son parte de nuestras rutas.

Empezamos saliendo temprano de Leganés, en parte para evitar el calor que el día ofrece en estas fechas. Ya es habitual ver muchas personas que están llegando a casa después de una noche de marcha o incluso siguen con luz del día a veces con muestras de fatiga por la marcha acumulada y/o los excesos nocturnos, otros empezamos el día cuando estos acaban.


Me dirijo a la CDC donde he quedado con mis compañeros del grupo Rutas Pitufas. Rodamos senderitos por la CDC y cogemos el carril bici camino de “El Pardo” que pasando junto al río Manzanares nos dejará en la valla del campo de golf “Puerta de Hierro” junto a la M-30, para terminar entrando en “El Pardo” por la calle Braojos junto a otro campo de golf, rodando por dentro del Monte del Pardo pegados a la valla.

Abandonamos el interior de la valla por una puerta en la valla pocos Km. después y rodamos por el exterior para llegar a la antigua estación de Valdelatas, hoy en desuso pero conservando su integridad y el diseño de su época.

Solo nos queda cruzar la carretera por un paso a nivel sin dificultad, en la puerta encontramos el cartel de la Dehesa de Valdelatas. Un pequeño recorrido para conocerlo y momento “barrita” en mi caso lo que pille o tenga en la mochila esa que llaman “camel back” ¿Por qué en inglés?.

Aquí la anécdota del día, la parada se hace cerca de una residencia de ancianos que después fuimos a conocer y por donde salimos al carril bici, !ojo¡ la puerta de acceso puede estar cerrada fuera de horas de paseo. Algunos ancianos paseaban por allí, en general son siempre agradables, amables y buenos conversadores, pero uno en particular tenía una conversación histórica que desde sus más de 90 años de edad, resultó ser un pasaje histórico en primera persona cuya conversación me penó tener que dejar tan pronto, lo que esta gente cuenta no está en los libros de historia y tienen mucho que contar.

Cogemos el carril bici de vuelta, a la altura de Fuencarral lo dejamos para divertirnos con unas rampas y toboganes que hacen camino junto a la vía del tren evitando el aburrido carril bici para retomarlo a la altura de Pitis.

Llegando al paso a nivel que cruza la M-30 que nos deja en el puente sobre el río Manzanares apetece una variante en el camino y no cruzamos, seguimos rectos dirección Dehesa de la Villa siguiendo junto a la valla del campo de golf, no llegamos a la Dehesa cruzando por encima de la carretera del mismo nombre por un paso elevado que bordeando las universidades coge una senda que hace poco han arreglado, se trata del GR124 que nace en el mismo Palacio de Oriente. Esta senda la conocí tiempo atrás en “Ecologistas en Acción”, en parte gracias a estas iniciativas tenemos aún estas vías practicables.
Pasamos por la Presidencia de Gobierno a través de la recién arreglada senda Real vemos la presidencia y otros edificios emblemáticos para terminar en la entrada de la carretera de Castilla junto al puente de los Franceses donde entramos a la CDC.

Aún me quedaba “la guinda” volver de forma diferente a Leganés, me invitaron a volver por los cuarteles, presa de la curiosidad acepté y regresé por Aluche, donde pude conocer los escenarios donde se rodó la película “Barrio”, terminando en el pinar conocido como “el sanatorio” junto a la “Fundación San José”.

Queda un día más de salir a rodar en el recuerdo, no sabes bien por donde vas a ir ni lo que vas a conocer, por lo menos se por donde he ido, casi convencido que quedan muchos recorridos y rincones por conocer con encanto y cercanos, empezando en Leganés, convencido de lo difícil que es repetir ruta cuando estás improvisando sin preocupaciones, y cada uno del grupo aporta algo a la ruta.

Sin pretensiones, ni objetivos ni exigencia, pasando un rato haciendo lo que te gusta con tus amigos, dejando que el día te vaya ofreciendo sus momentos, salió esta ruta que solo tiene como dificultad la distancia, y que a su favor tiene los apeaderos de RENFE y estaciones de metro como vía de escape, por si se quiere variar la distancia o llega “el tío de la maza”.

Como siempre os podéis bajar el track GPS desde Wikiloc.

2 comentarios:

bikertb dijo...

Sigo sin tener claro como rodear la Dehesa de Valdelatas por el interior y salir sin tropiezos de ella. A pesar de esto a mi me gustó la visita.

Saludos.

Revuelto dijo...

el compañero que me mostro la dehesa la conoce bien y elegimos una de las salidas que nos indico, por la residencia, para mi fue la primera visita a la dehesa y creo que ofrece mas de lo que rode.

vista tu visita

salu2.

Seguidores